jueves, 24 de mayo de 2018

El guardavecino, una reja de separación

  Un guardavecino es la reja que separa espacios en los balcones o terrazas colindantes.  
  Este término tan gráfico que vi en un artículo de Héctor Blanco dejó aclarado para siempre la extraña ubicación de una reja en una medianera de la calle Marqués de Casa Valdés. Situada entre dos edificios, antiguo y moderno, no tiene relación aparente con ninguno.  
Calle Marqués de Casa Valdés. A la izquierda había una casa cuyo remate de balaustrada con figuras asomadas se cerraba con la reja 

Después de su derribo se mantuvo
rehabilitado el guardavecino
Calle Marqués de Casa Valdés 45, sede
del Real Sporting  
  Excepto este ejemplo no vi ninguno más entre edificios. Sin embargo nuestras calles están pobladas de otros muchos forjados con variedad de diseños que delimitan, dentro de los balcones, el espacio de cada cual.  
   La serie siguiente es el resultado de la tarea de reconocimiento llevada a cabo por Javier García, otro aficionado al rastreo urbano, que a golpe de móvil fue comunicando su localización.  
   Es interesante observar cómo, en ocasiones, coinciden con el diseño del balcón.    
Plaza Mayor

Calle Instituto


















Calle Corrida. Casa de la Farmacia Castillo
Casa Natal de Jovellanos
con una aldaba en la pared 

para completar la división


Calle Asturias esquina a
Libertad
Calle Casimiro Velasco
Calle San Antonio. Casa en la que estuvo la librería Sanchís
Calle Asturias
Calle Diecisiete de Agosto
Calle Covadonga
Calle Julio Somoza. Casa que también da a San Bernardo y Rectoría
Calle Instituto
Calle Corrida
Calle San Bernardo frente al Parchís. Un arco con puntas de flecha que se repite

Calle San Bernardo frente al Albéniz
Calle Marqués de San Esteban. A la derecha se completa el cierre con una cancela

Calle Corrida. Tras la columna hay un
cierre de barrotes 
Calle Corrida. El antiguo cine Robledo
tiene un reciente guardavecino 


Aunque los guardavecinos eran inicialmente trabajos de forja también hay variedad de muretes que hacen de frontera en los grandes balcones. 
Calle Rodríguez Sampedro, frente a Poniente
Calle Asturias, edificio de la Confitería La Fe
Calle Menéndez Valdés
   El término guardavecino o guardavecinos se utiliza, según la RAE, en Cuba donde este elemento arquitectónico tiene una presencia casi obligada como separación entre las casas. Sus complicados diseños repletos de púas, puntas de lanza, agujas.... les dan un aspecto defensivo que tiene poco que ver con el carácter ornamental de todos los anteriores. 

Un guardavecinos en Habana Vieja. Revista digital CUBAHORA





Si te gusta la entrada puedes dejar un comentario en la barra que aparece a continuación (clic en comentarios)Aparecerá publicado al día siguiente. 
Vuestros comentarios, observaciones, sugerencias.... siempre son bienvenidos.  

7 comentarios:

  1. No tenía ni idea de qué se llamara así, aunque le pega màs espantavecinos, jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carmen y Javier por los comentarios. Está bien lo de espantavecinos. Algunas rejas son tan simples que estaba tirado meterse en casa ajena pero los que separan edificios dan más miedo.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por visitar el blog. Algún día te encontrarás tu antigua casa. La tengo muy fotografiada. Un abrazo.

      Eliminar
  4. José Santana Martínez4 de junio de 2018, 1:55

    Interesantes elementos presentes en la arquitectura urbana en que se da la colindancia de propiedades en balcones corridos. Habitualmente ejecutados en forja artística de barrotes con remates variados de contacto disuasorio. Gracias Pepa por fijarte en detalles arquitectónicos no por humildes, necesarios.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan tus comentarios técnicos como el de remates variados de contacto disuasorio. Pepe, creo que voy a empezar a copiarte frases, jejeje. Un abrazo y gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar