sábado, 8 de abril de 2017

La Cruz Roja

   La Cruz Roja de Gijón tiene su sede y hospital en un palacete de 1889 situado en la calle Uría 37. En él todavía se encuentran rastros de la estética arquitectónica y decorativa del cambio de siglo. 
Calle Uría 37. Única fachada completa del palacete. Por la cristalera de la derecha se ve un tramo de otra fachada que se ha respetado 
   Fue proyectado por el arquitecto Juan Miguel de La Guardia como vivienda familiar del industrial gijonés Saturnino Alvargonzález y Pérez de la Sala.
   En su origen era una construcción con tres caras exentas, una a la calle Uría, otra a Adosinda y una tercera hacia el jardín posterior.
Palacete ya convertido en Cruz Roja como se ve en la bola del pilar de la entrada. Fotografía del libro "Historia de la Cruz Roja en Asturias" de M.Ignacio Viejo y Rubén Vega

Palacete original visto desde la calle Uría, en la que 
había numerosos chalets de los que no queda ninguno.
Al fondo la plazuela.
En el año 1948 siendo ya hospital de Cruz Roja se amplía con un pabellón en el jardín. En los 60 se añade una nueva construcción de mayor altura. Obras posteriores van ocultando poco a poco el frente del palacete.

En la última remodelación de los años 90, el arquitecto Ángel Noriega Vazquez, rescata parte de la fachada de la calle Adosinda. Hoy, perfectamente integrada, se puede ver en el vestíbulo del hospital.  

El sótano y la primera planta se mantienen. En la segunda ha desaparecido el mirador y parte de la ornamentación. Hoy se ven los huecos tapiados al ser un área quirúrgica  
   El basamento rasgado en forma de sillares con sus cuatro ventanucos enrejados deja ver claramente el edificio. A la izquierda, un cuerpo de distinto diseño corresponde al portal con un hueco de arco encima y una buhardilla de construcción posterior.
    Este edificio que pasa un poco desapercibido ofrece todavía, pese a las modificaciones, mucho para ver. 
Clave del arco de las ventanas
Clave del arco del portal

Ojo de buey original   
Buhardilla con dos arcos y parteluz de
columna, pilastras laterales con 
volutas y 
frontón curvo.
La desaparecida cubierta de pizarra le daba
un aire afrancesado


Primera planta con ventanas de arco de medio punto, 
con carátulas en las claves, balaustrada y frontón 
Entrada con puertas
montante
 muy elaborados  





















Arcos con cierres de forja que proporcionan luz al portal


Basamento y arco conservados en el vestíbulo

Adorno vegetal en el arco sobre el portal



Cornisa sobre balcones del 
segundo piso



Dentro del edificio, al traspasar el arco entre el actual hospital y el antiguo palacete, hay grandes puertas de madera con montantes que recuerdan el carácter noble de esta casa.



Remate de escayola   




Pero donde se mantiene intacta la obra del arquitecto Juan Miguel de La Guardia es en el interior del portal, un auténtico repertorio de decoración modernista.

Cariatide a modo de ménsula
bajo el dintel
Vista general del portal  con un historiado
cortaviento
Techo de molduras de diseño geométrico
y muros con frisos, columnas y entrepaños


Detalle de la abundancia de elementos modernistas en el zaguán 





Zócalo de mármol

 

















    
La Cruz Roja, asociación de voluntarios civiles, fue creada en Ginebra en 1863 para asistir a heridos en campaña. Doce países acuerdan un estatuto de neutralidad y protección para sus voluntarios y hospitales, siendo además los únicos autorizados para auxiliar a la sanidad militar en conflictos bélicos. Años después esta asistencia se extiende a las víctimas de catástrofes, epidemias, prisioneros y refugiados y a otros ámbitos de la atención sanitaria. 
    En Asturias se crea la Cruz Roja en 1874. La red asistencial de Gijón interviene en las constantes inundaciones producidas por la ausencia de canalizaciones, en el traslado de heridos, en las epidemias como la del tifus de 1911 y con sus dispensarios como el hospitalillo del Cerro de Santa Catalina o la Casa de Socorro. Transcurridos unos años con muchos altibajos en su funcionamiento, la organización se consolida en 1937. Su creciente participación en la atención hospitalaria obliga a buscar un centro adecuado, razón por la que en 1942 adquiere el palacete de Uría 37, su ubicación definitiva. 

   Para saber más de su  labor en Gijón se puede leer "Historia de la Cruz Roja de Asturias" de Manuel Ignacio Viejo y Rubén Vega García. Una descripción de su trayectoria desde sus comienzos muy bien documentada y que se acompaña de interesantes fotografías. 

  Frente a la fachada de la Cruz Roja hay un banco en el que puede uno sentarse y, simplemente, contemplar las caras de los arcos. Es una idea. El edificio se lo merece.


   Agradezco al director de la Cruz Roja su amabilidad al autorizarme la visita al centro así como las facilidades que me dio para poder conocer y fotografiar la parte más antigua del hospital.  

6 comentarios:

  1. Querida Gres, ¡no sabes lo que le "prestó" a mi madre ver el lugar donde nació su primera hija, que soy yo... mil gracias, chiquilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me presta que se disfrute con lugares que traen recuerdos. Además es que la Cruz Roja es el único palacete que aún existe en la calle Uría.
      La entrada de tu blog de las majadas de Amieva era perfecta, parecía que estaba uno en los Picos. Gracias por tu visita y un abrazo.

      Eliminar
  2. Muchas gracias, me parece un trabajo excelente y bien documentado, fue un placer darte acceso a nuestras instalaciones. Si me permites un comentario como aportación, el Arquitecto que realizó la última reforma en los años 1997-1999 D. Ángel Noriega Vázquez tuvo un especial cuidado en conservar e integrar lo que quedaba en pie del antiguo palacete, incluida una pequeña parte de fachada lateral que apareció en ese momento intacta, yo ya estaba en ese momento en el Hospital y recuerdo el hallazgo porque ya trabjabaen la administración del Hospital, creo que fue lamentablemente la reforma previa de los años 70 la que eliminó la fachada lateral del Palacete, porque en alguna foto de esa época se aprecia como se edificó sobre ella.
    Pedro Herce Director-Gerente Hospital de Cruz Roja de Gijón

    ResponderEliminar
  3. La aportación sobre el rescate de la fachada por parte del arquitecto D. Ángel Noriega Vázquez voy a incorporarla al texto. Siempre es una buena noticia saber que hay técnicos dispuestos a conservar las obras con valor patrimonial y además a incorporarlas al paisaje urbano, que buena falta. A mí me encanta cuando paso por la calle Uría echar un vistazo a la cristalera. Lo hice muchas veces. Muchas gracias por tu visita al blog y por el comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gres, si necesitas alguna información de Ángel Noriega puedo ponerte en contacto con él. Seguro te atendería encantado.

      Eliminar
    2. Gracias Belén. Contactaré contigo por el correo. Un saludo

      Eliminar