martes, 17 de abril de 2018

De Fábrica de Velas La Luz Asturiana a parque urbano

   Entre la Carretera Vizcaína y la Avenida de Portugal se abrió hace casi cinco años una calle peatonal. El reciente paseo ajardinado es el resultado de la demolición de uno de los pocos espacios industriales que se conservaba en el centro, la fábrica de velas y bujías La Luz Asturiana.  
   El derribo de lo que últimamente fue una cochera de camiones dejó al descubierto varios muros de distinta fisonomía y cuyo origen está en dicha fábrica. 
Como sobre gustos no hay nada escrito, a mí me gustaban las medianeras con el testimonio evidente de su pasado industrial 
   Todo el solar que hoy ocupa un impecable bloque de viviendas y este pequeño parque fue desde principios del siglo XX una fábrica de velas de cera y bujías esteáricas. La Luz Asturiana se había creado hacia 1890 en la calle Garcilaso de la Vega número 4, en la zona de crecimiento urbano del ensanche del Arenal. Las velas, bujías, cirios, y hachones eran productos de consumo habitual. La corriente eléctrica era un bien escaso, costoso y con un suministro todavía muy poco estable.
La piedra fue durante siglos el material indispensable en la construcción 
    El nuevo emplazamiento era un sector con una gran superficie industrial. La Avenida de Portugal, inicialmente Gran Vía al Musel, y la Carretera Vizcaína con un trazado recto que se dirigía al ferrocarril de Langreo ofrecían buena comunicación al exterior.  
   La fábrica funcionó hasta los años sesenta. En ese tiempo todavía elaboraba velas, bujías y betunes.
Sobre los muros se ven las viseras de la gasolinera de la Avenida de Portugal. Al fondo el parque Teodoro Cuesta (frente al periódico El Comercio). Un pasillo que une el barrio de Laviada con Poniente
   Una vez cerrada, los tendejones y naves se utilizaron como garaje para coches, camiones y autobuses y también como talleres de reparación. 
Antigua pared de la fábrica. Detrás se ve la gasolinera


Núcleo de viviendas que ocupa parte del solar y cuya altura nunca debería haberse sobrepasado en Gijón. A la derecha la Carretera Vizcaína y a la izquierda la Avenida de Portugal
   Para el tratamiento de las medianeras que mantenían sus rasgos industriales se convocó un concurso de ideas. Hace días que el proyecto ganador en 2014 de la arquitecta Andrea Álvarez, Mar de metal, se ha puesto en marcha. 
   La demora en su ejecución ha permitido durante cuatro años a quienes tenemos afición por el rastreo urbano, a pasear, mirar, imaginar y disfrutar de este fragmento de historia. 
  Seguro que el resultado del proyecto embellecerá las medianeras. No obstante, bajo la pintura, quedó oculta para siempre la imagen de la vieja fábrica de velas.
Revestimiento en colores de la pared  que se cubrirá próximamente con lamas de acero

   La serie de fotografías que vienen a continuación ilustran y complementan los escasos datos que aparecen sobre la Fábrica de Velas La Luz Asturiana. 
   Los anuncios, etiquetas, membretes y la interesante muestra de velas y bujías son propiedad de Gonzalo Viñuela, que las conservó una vez cerrada la fábrica y ha tenido la atención de facilitármelos.





















Entre las inscripciones "Bujías cien por cien estearina en paquetes...."
Todas las velas proceden de la Fábrica de Velas La Luz Asturiana como aparece grabado en muchas de ellas. 


Membrete utilizado en 1950
La Carretera Vizcaína vista desde la desaparecida Fábrica La Luz Asturiana. Un trazado recto que atraviesa la antigua autopista por la plaza General del Riego, sigue un sendero que cruza en diagonal El Solarón, la calle Joaquín Alonso Bonet (antes Comercio) y el primer tramo de Marqués de San Esteban. Al fondo se ven las palmeras de los Jardines de la Reina. Una vía interrumpida durante 150 años por el ferrocarril de Langreo

2 comentarios:

  1. Cada nueva entrada es una sorpresa... en verdad no conozco a nadie que tenga una colección tan buenísima de la historia de nuestra imperfecta y querida ciudad. Ánimo, Gress, algún día tu blog debería convertirse en asignatura obligatoria en secundaria :))

    ResponderEliminar
  2. Te agradezco lo que dices sobre el blog, siempre me da impulso para seguir. En cuanto se me ocurre una entrada y empiezo a investigar y enterarme del dónde, porqué y para qué empieza a aparecer gente conocida y desconocida que me facilita información. Y sí, tienes razón, en la ESO habría que dejar un hueco para conocer su ciudad. Un abrazo Belén

    ResponderEliminar