sábado, 14 de enero de 2017

Veletas

    La veleta, información meteorológica de antaño, es un aparato que colocado en el punto más alto de un edificio y libre de interferencias indica la dirección del viento.
Casa de Paquet en el muelle. En el mástil están los ejes que marcan los puntos cardinales, la pieza móvil 
de la veleta y varios adornos 
   Tiene una pieza móvil que gira con la fuerza del viento, generalmente una flecha o un animal, su peso se reparte por igual a ambos lados del eje mientras que su superficie lo hace de forma asimétrica.  

Torre norte de la Gota de Leche. Un precioso trabajo de forja
   En el centro se ven pocas y suelen rematar las torres de edificios de estilo montañés, también aparecen en capillas e iglesias. La mayor parte están en casonas y chalets fuera del núcleo urbano.

Entrada principal de la Universidad Laboral. Una veleta sin adornos 
Museo Evaristo Valle
Chalet de estilo montañés en la carretera del Infanzón. En la torre se ve un gato que es la parte 
de mayor superficie
Veleta  muy original que se encuentra en la Avenida del Profesor Pérez Pimentel en la Guía, 
muy cerca de la curva del Cañaveral
Edificio de Correos y Telégrafos
Antiguo Instituto Jovellanos


Cúpula central de la iglesia de San José

Veleta algo deteriorada pero muy guapa en la capilla de La Isla en El Tragamón. 
Dos veletas iguales en Villa María. Somió
Remate y veleta  
Convento de las Agustinas. Somió
La Pipa. Somió
























  Las veletas siguientes se encuentran en viviendas de Somió y Cabueñes.




              
   Buscando veletas se van encontrando remates muy interesantes en los tejados. Entre ellos hay piezas de forja, todo tipo de pináculos, cresterías tradicionales, copones, botijos artesanos.... Incluso en las construcciones más recientes se colocan adornos en lo más alto. Son tantos y tan variados que habrá que dejarlos para otro momento.   

4 comentarios:

  1. Me encantó, Gres, cada una es una pequeña obra de arte. Creo que los gallos tienen una connotación religiosa, cuando un papa medieval los mandó colocar. ¡Preciosa la del caballo!. Un abrazo y feliz año para seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, algo pensaba el papa para mandar colocar un gallo en el campanario. No cabe duda que además de útil la veleta resulta muy decorativa. La pena es que van desapareciendo. Un abrazo y feliz año, Belén

      Eliminar
  2. A mi me gusta la del gato, ¡faltaba más! Compartimos fijación con las ventanas y también con las veletas... Una entrada muy guapa, como todas las tuyas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La veleta del gato se ve estupendamente al subir al Infanzón por Somió, te la encuentras a la izquierda. A mí también me gustan muchas cosas, la verdad. Pero sí que tengo fijación con puertas y ventanas. Un abrazo, caleyera.

      Eliminar