jueves, 7 de septiembre de 2017

Edificios de la calle Instituto

   El recorrido actual de la calle Instituto que va de la plaza del Marqués al Antiguo Instituto Jovellanos se abrió en 1897. Hasta entonces, el entramado de casas y callejas que ocupaban la calle Hortalizas (hoy Fray Melchor), Santa Elena, San Antonio y Trinidad cerraba la comunicación entre dicha calle y el muelle. 
   A pesar de estar destinada a ser una gran avenida fue durante años una calle sombría y de aceras estrechas que invitaba poco al paseo. Hoy, francamente mejorada, permite apreciar importantes construcciones de finales del XIX y primera mitad del XX. 
   Muy cerca del lugar en que comenzaba la calle hasta su apertura en 1897 está la plaza Monte de Piedad, una parada obligada para quien desee contemplar rincones con historia.

 Edificio de Miguel García de la Cruz
Plaza Monte de Piedad. A la derecha el edificio racionalista que da nombre a la plaza. Al fondo y a la izquierda edificios de los arquitectos Luis Bellido y García de la Cruz
Remate de rotonda con el anagrama 
de Primitivo Fernández y la fecha de
construcción entre motivos
vegetales. Debajo, caras 
de mujer en los frontones   
   El hermoso edificio recubierto de azulejo blanco, obra de 1913 del arquitecto Miguel García de la Cruz, da a las calles Instituto, Begoña y Santa Rosa y en las tres fachadas se pueden ver elementos modernistas.    
      Hay que detener la mirada en los dibujos de la forja de los balcones y en sus frontones de piedra, en los anchos miradores con laterales en curva, en las líneas de imposta de cerámica coloreada, en la cornisa con pináculos y parapeto sobre la rotonda con iniciales y fecha, en los rostros del tercer piso, .... todo merece atención en este precioso edificio.

Esquina en rotonda a la calle Instituto y 
la plaza Monte de Piedad

Línea de imposta entre el 2º y 3º piso.
Cerámica coloreada de ramas y flores

Greca de cerámica en la 
imposta del primer piso
   


Soportes de hierro bajo las repisas
de balcones del 1°piso. Se ven 

también en el edificio del 
mismo arquitecto de 
Corrida 1 (edificio Siemens)
Cerámica con motivo figurativo del 3º piso
El bajo comercial de la fachada posterior
 de la calle Begoña incorpora ladrillo como 
material decorativo y de menor categoría   
Puerta a las viviendas  en la fachada
principal de la calle Instituto 16

   Su estética modernista tiene que ver con la combinación de materiales diversos como la piedra, el azulejo, el ladrillo, la madera, el hierro o el cristal.
Fachada principal a la calle Instituto con dos líneas de grandes miradores
   En el bajo estuvo durante décadas la empresa naviera conocida como La Transatlántica y de la que intento averiguar si era la sucesora de la de Óscar Olavarría que tenía la concesión de viajes a ultramar. Este precioso bajo en rotonda está ocupado desde 1987 por un local hostelero llamado La Naviera.   
   Su perímetro se cierra con puertas de madera bajo arcos de piedra, entre pilastras y capiteles y también con recerco de ladrillo. Un exterior lleno de detalles.   
   El interior rehabilitado conserva algo de la decoración original: las antiguas puertas y zócalos de madera, la ventanilla de la caja para las operaciones mercantiles, incluso alguna vitrinas con piezas de la época. 
    Un local que bien merece una visita.

Bajo con las entradas de las oficinas de la naviera


Una muestra del pasado
  
 



Decoración de uno de los arcos 
Vitrina que recoge lo que parecen
rótulos de algún barco 
                     
Interior de La Naviera. Al fondo zócalo y divisoria de madera acristalada

Edificio de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad
      El Ayuntamiento de Gijón funda en 1929, con sede en la calle Cabrales, la Caja de Ahorros Municipal. Su fin es apoyar las economías domésticas y fomentar el ahorro entre las clases populares. Le asocia en 1939 un Monte de Piedad donde conseguir préstamos de forma inmediata.     
    Los Montes de Piedad o Montepíos son entidades creadas con fines benéficos en las que se empeñan bienes personales a cambio de su valor en metálico. Surgen en la Italia del siglo XV para proteger a los pobres de la usura de los prestamistas. Posteriormente se extienden por Europa y aparecen en España a partir del siglo XIX. 
    Sus principios desinteresados y de índole social serán los cimientos de las futuras Cajas de Ahorros.  
Edificio de la antigua Caja de Ahorros y Monte de Piedad Municipal. Vista de la plaza Monte de Piedad
Entrada con marquesina de la calle Instituto 12, esquina a San Antonio. Torre cuadrangular parecida a un faro
    Entre 1940 y 1943 se construye una nueva sede con proyecto del arquitecto José Avelino Díaz Fernández-Omaña. Sobre una reducida superficie se levanta un inmueble de múltiples usos. El sótano se destina a la caja acorazada, almacenes y archivos, la planta baja a las oficinas de la Caja, el primer piso a vivienda del director, el segundo y tercero a viviendas de alquiler y el ático a viviendas del personal subalterno.
   
Cuerpo lateral cubierto con una visera. Todo el bloque sobresale al exterior en los pisos de viviendas 
dejando retranqueada la planta de oficinas
    Es una obra de estilo racionalista. Prescinde de adornos y su estructura y decoración tiene que ver con el juego de formas geométricas curvas y rectas. Su composición le da aire de barco: los salientes curvos, las barandillas de tubo, las ventanas de ojo de buey, las viseras, la torre como un faro... 
Ventanas con reja de dibujo Art decó bajo 
un voladizo de líneas
Visera con decoración de
líneas paralelas








Entrada principal iluminada por un ojo de buey con vidriera en la que aparece la inscripción Caja de Ahorros y Monte de Piedad Municipal - Gijón 


Fotografía de "De tu Historia. Gijón,1937-1997. 
Sesenta años de ciudad" 
Ayuntamiento de Gijón. 1999


   En 1946 se fusiona con la Caja de Ahorros de Oviedo creándose la Caja de Ahorros de Asturias y trasladándose al edificio de la plaza del Carmen.
   Aquí continúa el Monte de Piedad hasta cerca de 1913, año en el que aún hay subastas de las alhajas empeñadas. 
    También acoge durante un periodo de tiempo el Centro de pensiontas de Cajastur.


    La absorción de Cajastur por Liberbank en época reciente ha provocado además del desmantelamiento progresivo de su activa Obra Social el incierto presente de su patrimonio inmobiliario. 
  



Queda este edificio como recuerdo de la entidad que se creó al amparo de la economía particular y empresarial asturiana y que, casi sin darnos cuenta, ha desaparecido. 



                                        
        
                 
                            Edificio del arquitecto Luis Bellido
  
En la plaza hay otro edificio cuya fachada gris y abandonada le hace pasar desapercibido. Sin embargo, sus ventanas y adornos recuerdan a las de un palacete. ¡Lástima esos horrorosos miradores!


   Es una casa construida en 1903 por el arquitecto Luis Bellido para  Marcelino Suarez. Ocupa un pequeño espacio en la esquina de las calles Santa Rosa y Begoña.




Fachada a la calle Begoña 
Fachada a la calle Santa Rosa 


Los planos del arquitecto Luis Bellido se encuentran en el Archivo Municipal de Gijón, en la Torre del Reloj. En ellos se puede ver cómo fueron sus miradores.


El proyecto inicial era de dos plantas y buhardilla. Posteriormente se añadió una tercera.


En el mismo expediente está la imagen del recrecido con el remate superior.

La escasa superficie del solar no privó de elegancia y adornos a las fachadas.  

    
   

     Pero la visita no finaliza aquí. En la misma plaza Monte de Piedad, al otro lado de la calle Instituto, continúa una hilera de edificios interesantes construidos en el cambio del siglo XIX al XX. 
    Tanto si se va en dirección al muelle como al Antiguo Instituto conviene ir con la mirada bien alta para no perderse nada. 

viernes, 14 de julio de 2017

Señales. Postes kilométricos de carretera

   Los postes kilométricos que tanto tiempo nos acompañaron desde un lado de la carretera, casi han desaparecido. Prácticamente los tenía olvidados y tropezar con uno de ellos cerca de Caldones me puso sobre aviso, así que dediqué varios días al rastreo de cercanías. 

    Gijón no tiene ningún leguario, mojon que marca la distancia en leguas, como el de Olloniego o el de Oviedo, que yo sepa, sin embargo conserva antiguos indicadores de hectómetros, kilómetros y miriámetros. 

    El hito de Caldones no es el único en la carretera a Pola de Siero (AS-248, antigua C-140). Hay otros cuatro, además de pequeños postes hectométricos. Viejas señales que han sobrevivido. 

   Unos días de búsqueda dieron como resultado este particular inventario de antiguos mojones. 


             POSTES KILOMÉTRICOS EN LA AS-248, ANTIGUA C-140, GIJÓN A POLA DE SIERO

O-140 (hoy AS-248) Gijón-Pola de Siero. Kilómetro 2 junto a Ceares
Es una foto muy retocada para eliminar las pintadas de los
vándalos que a diario destrozan el patrimonio local
    En 1939 el Ministerio de Obras Públicas decide estandarizar la señalización de carreteras poniendo en marcha el plan Peña. Se igualan los indicadores, balizas, señales verticales, etc. Las carreteras de primero, segundo y tercer orden pasan a ser nacionales, comarcales y locales. Este sistema se mantuvo casi cuatro décadas. 
      Los hitos kilométricos eran pequeñas columnas de 1 mt. con base triangular, dos caras rotuladas mirando en ambos sentidos de la vía con su identificación y número de kilómetros desde el origen y una cabeza redondeada de color rojo, verde o amarillo según la categoría del vial. 

O-140 Kilómetro 5. Granda 
O-140 Kilómetro 7. Vega
                                                                                         
O-140 Kilómetro 11. Fano
O-140 Kilómetro 8. Caldones

         
            POSTES HECTOMÉTRICOS EN LA AS-248, ANTIGUA C-140, DE GIJÓN A POLA DE SIERO 

    El plan Peña también igualó los hectométricos.Eran blancos con el número grabado y pintado en negro, de unos 40 cm y colocados en algunos tramos cada 100 metros. Los de las fotografías se encuentran en Granda, Vega y Caldones

.

   
                   
POSTES KILOMÉTRICOS EN LA AS-326, ANTIGUA CARRETERA DE SERÍN  A GIJÓN  

PK8. Tramo paralelo a la autopista "Y".
Al fondo, en el nudo de Serín, la escultura

"El Cauce" de Vaquero Turcios 

 
PK11. Tramo paralelo
a la factoría de Ensidesa

PK3 en el Campo de Tiro

  
    
  El poste más cercano a Gijón se encuentra dentro del recinto del Campo de Tiro de Ensidesa. La antigua carretera que sale por Tremañes se desvía aquí siguiendo otro trazado. Discurre a continuación entre la autopista "Y" y Ensidesa, atraviesa la ZALIA y se dirige a Serín. 

             
  EL MIRIÁMETRO DE LA CARRETERA CARBONERA AS-246 DE LANGREO A GIJÓN

  Esta carretera hacia las cuencas mineras ya estaba en la mente de Jovellanos en el siglo XVIII, sin embargo no se haría realidad hasta varias décadas después. 

      La Carretera Carbonera iba a facilitar la salida del carbón desde las minas del interior al puerto de Gijón. Su construcción es de 1842 y se debe  a Alejandro Aguado, marqués de las Marismas del Guadalquivir. Su recorrido de 35 Km comenzaba en La Felguera, atravesaba El Berrón y entraba en Gijón por la Avenida Schultz finalizando en la Puerta de la Villa. 

Km 30 desde su origen en
La Felguera

Se encuentra en muy buen estado a la altura de
El Recuestu. Se conservan los grabados 


     Antes del plan Peña se solían marcar las distancias en carreteras y caminos por miriámetros, es decir, un poste cada 10 Kmts. 


    El Miriámetro de la Carretera Carbonera es, posiblemente, de la época de su construcción en el siglo XIX.
   
Debería protegerse porque  es un resto arqueológico único dentro del patrimonio carretero local.  



    Hay en internet muchos y muy interesantes blogs dedicados a difundir la historia de las comunicaciones: trazados de carreteras, nacionales radiales, carreteras históricas, hitos klométricos, señales, etc., una guía para conocer España sin pisar una autopista. 
   Al través de ellos me enteré que en muchos lugares rescatan los postes kilométricos y los rehabilitan como recuerdo. Pero son, sobre todo, los antiguos Miriámetros y Leguarios los que se exhiben como figuras ornamentales en plazas y paseos. 




       Los mismos días que preparaba esta entrada sobre postes kilométricos apareció uno nuevo. La inauguración de las obras de la futura conexión de la AS19 con El Musel se celebró descubriendo un hito kilométrico azul. Se puede ver junto al paso elevado que salva la AS19 en Lloreda. 
       
  

miércoles, 21 de junio de 2017

Señales. La milla marina medida

   Dando un paseo por la senda costera, a la altura de la casa de Rosario Acuña, se pasa entre dos conos de piedra de más de cuatro metros de altura. Forman parte de la serie de indicadores marítimos que, aunque en desuso, aun se mantienen en pie. 
   A simple vista parecen conos pero de cerca se aprecia cómo a medida que se elevan van estrechándose hasta quedar achatados por un lado. 
  Hay cuatro torretas en la senda del Este. Dos junto a la casa de Rosario Acuña y otras dos en el parque de La Providencia. 
  La distancia cuando se va navegando, desde que dos se alinean hasta que lo hacen las otras dos es de una milla marina, es decir, 1852 metros.

  INDICADORES DE ROSARIO ACUÑA
Las dos torretas de la Casa de Rosario Acuña
Vista de la casa de Rosario Acuña con las dos torretas. Alrededor de 1970 cuando aun era una vivienda. Mucho antes de su rehabilitación para Escuela-Taller 
    Antes de salir a alta mar los barcos realizaban pruebas de velocidad y de consumo de sus motores. Estos valores de rendimiento se establecían en recorridos de una milla marina medida. Estas torretas se construian ex profeso para poder ver la distancia exacta desde el mar.  

La de más arriba está medio 
oculta por la vegetación de
la casa de Rosario Acuña  



La situada más abajo, bien conservada,
se ve entera desde la senda








INDICADORES DEL PARQUE DE LA PROVIDENCIA 
Las dos torretas vistas desde el parque de La Providencia
    Las dos columnas están deterioradas. La más cercana al mar, que además se encuentra en un terreno privado en el que hay un vagón de tren convertido en vivienda, está en muy mal estado.
                                                                                
La de más arriba está sujeta con
un cable al suelo y tiene la parte superior
destrozada
La inferior está oculta dentro de
un terreno particular al lado de
la senda 
   Las pruebas de navegación a los barcos recién construidos, reparados o que tuviesen que verificar su rendimiento consistían en recorridos determinados a cierta distancia de la línea de costa, con una trayectoria prefijada, en ambos sentidos y con los motores a potencia máxima. (Pruebas descritas en un BOE de 1970 que no he conseguido recuperar)    
  Señales como éstas, además de referencias terrestres para ubicarse en el mar, informaban de la cercanía de rocas, bancos de arena u otros obstáculos no visibles cuando la geolocalización no disponía de los actuales medios electrónicos e informáticos.   
   Recuerdan que una parte de la vida local estaba vinculada a la mar, a la industria naval, a la presencia constante de barcos en el horizonte, al trabajo en muelles y astilleros...  Restos que todavía se encuentran en la costa y que atestiguan un ayer de ciudad portuaria. 

Pero este paseo por la senda se puede aprovechar para ver algunas cosas más. Un vagón de tren y un puente de barco, instalados en mitad del prao y convertidos en viviendas. Dos bunkers de la Guerra Civil, uno dentro del parque y otro cerca del acantilado. Y, como no, el mirador que recrea la proa de un barco y que vemos desde la playa.