Mirar

Mirar
Un amanecer de agosto en el Campo Valdés

jueves, 22 de septiembre de 2016

Edificio modernista en Corrida 35

 Este tramo de la calle Corrida, entre las calles Langreo y Munuza, reúne varias construcciones de principios del siglo XX. 
 Una de ellas, la número 35 que ha sido rehabilitada recientemente, no pasa en absoluto desapercibida. La claridad de su fachada modernista llama la atención pero hay que pararse delante para poder apreciar los detalles.
  Se construye en 1903 con proyecto del arquitecto Mariano Marín Magallón y su promotor es Pedro Alonso.
  
Corrida 35
   Utiliza líneas curvas en prácticamente todos los huecos, con óculos en las buhardillas y cristales redondos, modificados respecto a los originales, en el mirador superior. 

 








  Los adornos florales a los lados de los óculos cambian las formas. 
  
Bajo la cornisa aparecen dibujos sobre azulejos .

  Cada planta tiene un diseño propio en la ornamentación de la fachada, ventanas, miradores y balcones. 


   
    Los forjados de los balcones son una preciosidad y la balconada del primer piso en forma de balaustrada constituye un elemento muy vistoso. 

Verjas laterales conectando
la balaustrada con el muro
Balaustrada del primer piso que recorre todo el edificio

Balcón con dibujo modernista del segundo piso

Balcón del tercer piso
Balcón de buhardilla
    Las características de la arquitectura modernista se pueden ver en las formas onduladas y de líneas curvas.  

Cuerpo lateral con cada planta
distinta
   También en la combinación de materiales diversos como la madera, piedra, azulejo, hierro y cristal. 

   En todos ellos hay ornamentación, sobre todo, de elementos vegetales, flores, hojas y ramas.

Remate con las iniciales del promotor, Pedro
Alonso, en azulejo verde, malva y blanco


A la izquierda del número 35  hay otro edificio modernista y a la derecha uno con una fachada clásica de Gijón rehabilitada hace pocos años

Puerta con enrejado modernista.
Relieves florales alrededor del 53 

que era su antiguo número





   

 Esta calle es un lugar apetecible para pasear cuando hay poca gente, donde se pueden admirar varios edificios singulares. 

   Al ser además zona peatonal con árboles y bancos, alguno situado frente a estas casas, se convierte en un lugar perfecto para acomodarse y mirar cada detalle con el detenimiento que se merece. 


     Seguramente muchas personas recuerdan que en el bajo de esta casa estuvo el comercio de tejidos Fruela. Y anteriormente, según Patricio Adúriz, la Sala Cristamol que era una exposición que tenía esta cristalería.  







martes, 13 de septiembre de 2016

Portales 2

   Las puertas de portales son un elemento con infinidad de variantes en las maderas, molduras y tallados, herrajes, marcos que las encuadran, remates y montantes...  
   En la mayoría de las fotografiadas aparecían cables y registros que las afeaban, aparte de ocultar detalles, por lo que están algo retocadas para poder apreciar cómo son en realidad. 
  Se debería dar más importancia a la estética en las instalaciones hechas en las fachadas. 

     Corrida  33. Año 1903. Edificio modernista.
        Cristales emplomados en el montante.
         Puertas con forjados y numeración en 
      piedra enmarcada con hojas.





Carlos Bertrand y G. Tuñón 2. Años 40. Decoración 
geométrica del remate con alusión a  trabajos 
artesanales  de la época











Álvarez Garaya 13. Año 1943. Edificio de esquina
entre con la calle Langreo. Columnas con capiteles

y montante circular




Covadonga 3. Edificio de primeros del siglo XX
Puertas con adorno discreto como el resto del 
edificio



Munuza 1. Puertas con cuarterones con adornos. 
Flanqueadas por pilastras clásicas y remate 
superior con un copete muy historiado  


Numa Guilhou 4. Una puerta muy 
trabajada con todo el marco labrado
igual que las ménsulas superiores.  

lunes, 12 de septiembre de 2016

Colegio Jovellanos

   En el tramo final de la calle de La Merced se encuentra  el Colegio de Primaria Gaspar Melchor de Jovellanos, un edificio azul que cuenta con más de 100 años de historia. 
Antigua Escuela Superior de Industrias y de Artes y Oficios, actualmente Colegio Público de Primaria 
    Este edificio, que junto al Antiguo Instituto y a la Escuela de Comercio integran  el conjunto de centros educativos más antiguos de Gijón, se creó para Escuela Superior de Industrias y de Artes y Oficios y se construyó en la huerta que el Instituto tenía en la parte posterior. 

El Grupo Escolar Jovellanos ocupa el 
edificio desde 1947 
Portal de entrada de la calle La Merced
       



    La Escuela existía desde 1886 dentro del Antiguo Instituto. Formaba maestros de taller y aprendices de diversos  sectores  industriales, en línea con  el pensamiento de Jovellanos, que defendía la  educación  como  el camino para el desarrollo económico de la región.
   
Edificio y patio por la calle de la Merced

    La falta de espacio y el aumento de alumnos obligó a buscar un lugar mayor. En 1911 se construye, con proyecto de Manuel del Busto, el edificio que hoy conocemos.

Detalle de la fachada
                          

   
Remate de las ventanas de la
primera planta
                       
    Es un edificio de estilo clásico con un exterior muy bien conservado. 
      El uso de la  piedra,  las  columnas con  capiteles, el remate con  balcón   sobre  la  entrada y los ventanales que cubren los muros le dan un aspecto noble. 

     La Escuela de Industria tenía clases prácticas de mecánica  y electricidad en los Talleres situados junto a la calle Begoña. Las normas para la Prevención de Accidentes y Seguridad Laboral se podían ver en grandes murales, con muchos detalles, dispuestos en las paredes del centro.   


MURALES DE CERÁMICA DE LA ANTIGUA ESCUELA DE INDUSTRIA Y DE ARTES Y OFICIOS

No dejes de acudir al médico para que 
cure tus lesiones o enfermedades por 
leves o benignas que te parezcan. 
No te avergüences trabajar con la 
seguridad necesaria; no tienes derecho 
a sacrificar tu vida por un falso 
concepto de valor.




   Estos murales fueron donados por Don Emilio Manso Capetillo, Inspector para enseñanzas profesionales de León, Galicia y Asturias. 

Si manejas metales fundidos hazlo con 
prudencia para evitar las salpicaduras 
y los derrames.
Para evitar las quemaduras hay guantes y
 botas; no dejes de usarlos y te ahorrarás 
el padecer de aquellas.
       
     Son normas de seguridad laboral expresadas en tono didáctico que advierten de las consecuencias de las imprudencias en el trabajo.

Las quebraduras suelen ser producidas 
por un vano alarde de fuerza.


 
Los protectores de las sierras mecánicas y 
de los engranajes están para evitar 
accidentes graves. No trabajes sin ellos.
       Están hechos alrededor de 1925 en la fábrica Mensaque Rodríguez y Cía de Sevilla.

Si tienes que manejar materias 
combustibles acuérdate de los horrores 
de un incendio.
Acuérdate siempre que el alcohol y el
 cansancio son causas de los descuidos 
que producen estas consecuencia.
    Estas cerámicas han sido cuidadosamente restauradas y están instaladas en el vestíbulo y salón de actos del Colegio Público Jovellanos.   

      
Los manómetros son unos buenos 
amigos que te señalan el peligro;
pon atención a sus advertencias.
Para trabajar con el soplete no
dejes de ponerte las gafas protectoras
pues una chispa puede dejarte ciego
         


   Gracias al empeño del actual director, Mario Suárez del Fueyo, para devolverlas a los muros del Colegio hoy podemos disfrutar de unas piezas únicas del patrimonio local.


                                                      GRUPO ESCOLAR JOVELLANOS

      En 1947 la Escuela de Industria se traslada a la nueva Escuela de Peritos en la calle Manuel Llaneza y el edificio pasa a ser el centro de enseñanza para niños, Grupo Escolar Jovellanos, hasta que se convierte en Colegio de Primaria.   
      
    Como recuerdo y testimonio de su historia también se han conservado muebles, objetos utilitarios y decorativos o azulejos que fueron parte de la vida escolar. 

PIEZAS CONSERVADAS EN EL COLEGIO DE PRIMARIA JOVELLANOS 











                            











 

   Se encuentra este pequeño museo escolar en distintas dependencias del colegio. 


   La muestra de cerámica fue el zócalo de la entrada del edificio antiguo. El reloj de pared redondo era del Colegio Jovellanos (escrito en la esfera) y el de estilo isabelino del Colegio Cabrales. Otra pequeña joya es la campana, una réplica de la del antiguo colegio. El mobiliario perteneció a los despachos del Grupo Escolar.  


LAS VERJAS

    El colegio está cerrado por las calles La Merced y Begoña con verjas clásicas de punta de lanza. El dibujo del forjado de hierro de los portones resulta muy original.  
    En el libro Las sedes del Instituto Jovellanos, de Manuel  Santiago  López, se dice que las verjas son las mismas que rodeaban la plaza del Seis de Agosto cuando fue instalada la estatua de Jovellanos.   



    En la primera década del siglo XXI se construye un nuevo colegio conservando sólo el exterior del edificio histórico. Pero aunque las antiguas estancias hayan desaparecido, el actual Colegio Jovellanos de la calle de La Merced se sigue distinguiendo por el aspecto elegante y sólido de las obras bien hechas.


   Como otros edificios históricos tiene tesoros que merecen ser conocidos. En particular los murales que decoran las paredes y que educaron y protegieron con sus textos y dibujos. También el resto de objetos y muebles que se conservaron porque son un testimonio excepcional de la historia educativa de Gijón.    



  Agradezco a Mario Suárez, director del colegio, su autorización para visitar y fotografiar todo lo que era de mi interés, así como a Rosana, secretaria del centro, por haberme acompañado y que no perdiese ningún detalle.     

viernes, 2 de septiembre de 2016

Ventanas y balcones

    Pasear por las calles y mirar hacia arriba permite comprobar la cantidad de ventanas que por sí solas son un elemento decorativo urbano. 
  Tienen forma y ornamentación variada, las hay de aspecto delicado, simple, sobrio, llamativo, con detalles clásicos, modernistas.... 
    En cualquier caso destacan en las fachadas y llaman la atención.   

Covadonga 22. 1940. Frente a Los Patos. Ventana con un marco 
muy decorado con figuras en el remate de arriba y adornos florales 
en los laterales. Debajo la firma de los arquitectos del Busto 
Covadonga 32. 1941. Ventana del Paseo de Begoña, frente al Dindurra. 
También de Del Busto. Ventana con forma irregular y un marco lleno de 
detalles. Adornos vegetales y escrito AÑO DE MCMXLII

Santa Lucía 7. En esta calle peatonal y llena de terrazas casi pasan inadvertidas. 
Sin embargo estas ventanas tienen unos marcos preciosos con muchos y variados 
dibujos grabados 

Calle Numa Guilhou 21. Edificio rehabilitado con más 
de 100 años. Tiene un copete grabado con dibujos
 lineales acabado en forma de abanico  

San Bernardo 55. Edificio modernista con decoración floral sobre las ventanas, cristales emplomados en los montantes, balcón con barandilla de forja y ménsulas con figuras de niños. Los paños laterales son el adorno de la ventana del bajo, que actualmente es la entrada de un local de hostelería  

Paseo de Begoña 5. 1911. Ventana en forma de mirador con tres huecos en el centro, en forma de arco y separados por parteluces con capiteles. Mucha decoración floral sobre las ventanas y un rostro muy expresivo en el centro   

Cuesta del Cholo 1. Este edificio aparece en fotografías de principios del siglo XX. 
Está rehabilitado. Prácticamente no tiene decoración excepto las ventanas que, además de una forma original, combinan el ladrillo, azulejo y piedra  

Instituto 20. Fachada cubierta de azulejos. Los que rodean los arcos de las ventanas tienen ramajes de varios colores. También son importantes las cenefas de flores inscritas en círculos y el diseño del balcón de forja 

Capua 1. 1899. Ventana del último piso rematada por un pequeño
 frontón y flanqueada por columnas clásicas. Bajo la cornisa hay un 

adorno de flor y hojas que se repite en todo el edificio

Electra 2. Este balcón tiene flores, además de las naturales, en la forja 
del balcón, en las jambas y en la greca superior. En todo el edificio la 
combinación del color de la madera las líneas de ladrillo y los muros es 
perfecta. Merece la pena visitarlo ahora que está tan bien rehabilitado  

Marqués de Casa Valdés 2 y 4. Edificio en rehabilitación. Balcón cubierto por un copete semicircular que finaliza en volutas. Adornos de círculos también en la ménsula. Balcón de forja que conserva una de las flores  

San Bernardo 30. 1901.Edificio de Simeón. Imponente balconada de piedra de la calle La Merced con cuatro columnas de capiteles jónicos. Decoración vegetal sobre los arcos de las ventanas y balaustrada de piedra. La forma de los cristales también es muy especial