martes, 9 de agosto de 2016

La Gota de Leche y su interior


      El Instituto de Puericultura es conocido como la Gota de Leche porque la entrega de botellines de leche fue su primer servicio y el más popular. 

      La Gota de Leche contiene además una parte de la historia local tan desconocida como valiosa. Conserva estancias, muebles, objetos y, sobre  todo, cerámicas que son el testimonio no escrito del primer centro de maternidad de Gijón, impulsado por el médico, Don Avelino González. Hasta entonces tenían lugar muchos nacimientos en condiciones sanitarias prácticamente inexistentes y, como consecuencia, una alta mortalidad de madres e hijos. 
    Desarrolló también este centro una extraordinaria labor educativa con la Escuela de Puericultura para formar enfermeras puericultoras y matronas y con las enseñanzas a las madres para el cuidado de los hijos. 

Torre norte de la Gota de Leche 


Entrada por la calle Magnus Blikstad

     Las siguientes fotografías recogen parte de lo que conserva este edificio que tras su rehabilitación lo ocupan la Fundación Municipal de Servicios Sociales y la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI). 

     Entre sus tesoros más singulares están las cerámicas que decoraban las paredes. Eran reflexiones y mensajes  sobre el valor de la maternidad y los cuidados del recién nacido y de la madre, también adornan sus paredes tablas de Dietética. Este método de divulgación era la impronta del fundador de la casa. 

    Los murales conservados en diversos lugares, trataban de incorporar a la vida doméstica normas básicas de higiene, alimentación, hábitos saludables y cuidados médicos en el embarazo y en el parto. Cosas hoy evidentes pero que en las primeras décadas del siglo XX se ignoraban y eran origen de enfermedades, desnutrición,  infecciones y muchas muertes. 

                                 REFLEXIONES EN LOS AZULEJOS DE LAS ESCALERAS

"La función augusta de dar vida no debe
 ser jamás causa de muerte"
"Risa me da el mundo con su Ley de 
Honor. Yo soy deshonrada, mi 
cómplice no"

"La pobreza es el degenerador de la raza 
por excelencia"
Vista general de las escaleras
"Aunque la muerte nos la arrebate,la
Madre es siempre inmortal"
     Del vestíbulo parte una escalera en cuyo zócalo, recubierto de cerámica de Talavera, se ven cartelas con reflexiones sobre la  maternidad. Incluye  alguna  que  censura  el rechazo social hacia las madres solteras. Este asunto era uno de los más graves escollos a los que se enfrentaban las mujeres que daban a luz hijos ilegítimos.  

LA ESCUELA DE PUERICULTURA

     La Escuela de Puericultura y las consultas externas, situadas en la torre norte, son actualmente la sede de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI). Aquí se conserva el aula donde se desarrollaban las prácticas de puericultura y las lecciones teóricas, un lugar de usos diversos que tiene desde un estrado con mesa presidencial hasta un discreto grifo con una trampilla para el desagüe. Además mantiene sus sillas de brazo y vitrinas con las vajillas y objetos que pertenecieron al Hogar Maternal y al Instituto de Puericultura.   
    También en la SIBI están el despacho del médico, la biblioteca, la sala de espera y la sala de consultas. Se entraba por la puerta que daba a la plaza del Humedal.  

La biblioteca y sala de reuniones tiene una
 puerta, disimulada entre estanterías que 
comunica con otras estancias 
Pasillo de despacho y consultas
con las cerámicas originales


 Este mural de azulejos con recomendaciones para la futura madre
está en la sala de espera de la 
consulta médica de D. Avelino
González, fundador de la Gota de Leche


Sillas de pala para
las clases

Grifo y trampilla con el 
desagüe tras la 
puerta del aula 

Azulejos para identificar cada estancia  
     Paredes y suelos de pasillos, escaleras, consultas y salas, además de los murales, eran de cerámica del taller de Ruiz de Luna de Talavera, proveedor a partir de entonces del municipio gijonés.  

Sala donde se trataba la leche que se
entregaba a las madres en botellines
Una de las consultas pediátricas






Botellines para la entrega de leche y plato   
 con el distintivo del Instituto de Puericultura

    El empleo de azulejo fue considerado por algunos un derroche. Pero el tiempo ha demostrado que el fundador de esta casa sabía lo que hacía. Casi 100 años después  los  espacios  cubiertos  con cerámicas se conservan. 

   

Mensaje sobre la higiene personal
 en la sala de espera

Actual Salón de Actos polivalente de la SIBI. Antiguamente era el aula de la Escuela de Puericultura. Al fondo están las vitrinas con las vajillas y un altillo con bancos que permitía mayor aforo 
                        

Escaleras de la torre norte
Vajilla con un dibujo del
 Instituto de Puericultura
                                                                                                               


     En esta parte del edificio también se han mantenido en su estado original las puertas, escaleras, ventanas, cristales emplomados, suelo y mobiliario.


En este Salón de la Sociedad Internacional de Bioética se presenta el Ciclo Anual de Conferencias y Actos. Se mantiene el mobiliario de los años 20 

                      
                                                                    LA GOTA DE LECHE

Entrada principal del Instituto de Puericultura que está en la calle Palacio Valdés, decorada con azulejos de Talavera
  
     Entre las dependencias de la Gota de Leche estaban, además de las habitaciones de pago y gratuitas para madres y recién nacidos, guardería para hijos de trabajadoras, casa cuna, baños para bebés, quirófano y sala de partos, una galería soleada, cocina, sala de esterilización y embotellado de leche y laboratorio.   

    En las salas que ocupa la Fundación de Servicios Sociales se encuentran una colección de azulejos con las tablas de Dietética. Proceden de la antigua cocina y dan información de los alimentos, su valor calórico y sus componentes. 

     LAS TABLAS DE NUTRICIÓN  




Estos murales eran, aparte de una información para el personal de cocina,  un sistema de enseñanza visual como los demás que se empleaban en la Gota de Leche.





















  Se conservan una docena de murales con casi todos los alimentos disponibles en aquellos días. Son muy curiosos e interesantes.  


ENSEÑANZA DIRIGIDA A LAS MADRES 

    Estos azulejos están actualmente instalados en un despacho. Procedían de estancias en las que entraban de forma habitual las madres. 
     Son consejos dirigidos a inculcar medidas preventivas para evitar enfermedades y lograr una crianza saludable. 

    Tenían un tamaño lo suficientemente grande como para ser visibles desde cualquier lugar de la sala.  












   La Gota de Leche representa una época en que la falta de asistencia pública y de recursos propiciaba las iniciativas particulares para cubrir las necesidades de la gente. 
   Tiene el mérito inmenso de haber dado fin a las precarias condiciones en que muchas mujeres tenían que afrontar la maternidad. Prestó asistencia durante casi 60 años a madres e hijos y protegió a la infancia de Gijón.  
   
   Esta institución nos ha legado uno de los edificios más nobles que embellece nuestras calles y en cuyo interior se custodia un tesoro que es patrimonio de todos los ciudadanos. 
   

    Para mí ha sido un verdadero placer haberlo recorrido y disfrutado durante unas horas, un paseo inolvidable que tengo que agradecer a Marcelo Palacios, Presidente de la SIBI, que me atendió amablemente y me acompañó por toda la torre norte y la Escuela de Puericultura. Y a Pilar de Lamo, Directora de la Fundación Municipal de Servicios Sociales, que me franqueó la entrada a todas las dependencias y puso verdadero interés en mostrar y dar a conocer el interior del edificio. También agradezco a su secretaria Edita que me haya guiado por toda la casa.    


Para saber más de la Gota de Leche están: 
"La Gota de Leche y la Escuela de Enfermeras" de Carmen Chamizo Vega, Gijón 1999  
y la publicación "La Gota de Leche. Casa cuna de Gijón"  del Ayuntamiento de Gijón 2003

5 comentarios:

  1. Gracias por ese importante trabajo que estás realizando, Gres, por mostrárnoslo a todos y por haberte acordado de mi antigua e inolvidable compañera de colegio Carmen Chamizo a la que nunca olvidaremos. ¡Buen verano para seguir!. Un abrazo desde Picos de Europa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen Chamizo tiene un libro indispensable que me encanta. Seguiré con mis visitas y curioseando por Gijón, me gusta hacerlo y contarlo y también comprobar que hay gente que lo lee. Un abrazo y buen verano, Belén

      Eliminar
  2. Que artículo tan interesante y que completo, es una maravilla de edificio que no conocía. Muchas gracias por darnos a conocer nuestra historia y nuestra ciudad

    ResponderEliminar
  3. No conocía tantos detalles de la Gota de Leche, es un artículo muy completo e interesante. Gracias por enseñarnos nuestra historia y nuestra ciudad con tanto cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un edificio precioso, Susana, y el interior muy interesante. Gijón tiene muchos rincones desconocidos y a mí me encanta investigar. Un abrazo.

      Eliminar