viernes, 19 de mayo de 2017

Cimadevilla, Gijón antiguo

   El nombre de Cimadevilla comenzó a utilizarse en el siglo XVII para diferenciar la ciudad antigua y el núcleo marinero de la zona que comenzaba a crecer conocido como Bajovilla. Así se explica en la Guía de Gijón de Moisés Llordén y Arturo Arias. 
   Además de la Cimadevilla marinera con el caserío que, aunque rehabilitado, conserva la fisonomía y plano del barrio de pescadores, se encuentran otros testimonios de la ciudad antigua. Capillas, casas nobles, cuarteles y posiciones defensivas, vestigios romanos e incluso una estatua del escultor vasco, Chillida.


                                                               LA CIUDAD ANTIGUA 
   Palacio de los Condes de Revillagigedo y Marqueses de San Esteban del Mar de El Natahoyo. La torre de la derecha es del XVI-XVII y el resto del conjunto es de principios del XVIII. Contrastan sus austeras torres almenadas con la variada decoración barroca, gótica y renacentista del cuerpo central. Detrás la Torre del Reloj. A la izquierda la estatua de Pelayo de 1891. A espaldas del palacio discurría la muralla romana.



   La Colegiata de San Juan Bautista, adosada al palacio de Revillagigedo, fue fundada alrededor de 1700. La torre de estilo barroco tiene almohadillado en las esquinas. Una portada lateral de columnas jónicas y un medio frontón con hornacina central, también tiene almohadillado a los lados. Al frente, unas escaleras la comunican con el muelle

   Museo Casa Natal Jovellanos. Edificio del XV- XVI donde nació y vivió Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811), escritor, jurista, político y una de las mentes más lúcidas del siglo XVIII. En este museo hay muebles, esculturas, pinturas y piezas arqueológicas. En la última planta está "El retablo del mar", obra en madera del escultor Sebastián Miranda que representa la Rula de los años 20 del pasado siglo en la que se pueden identificar personajes reales de Cimadevilla. Una visita indispensable
   Capilla de la Soledad construida en 1674 por los Valdés Llanos, familia cuya casa solar cercana tiene un patio de columnas digno de verse. Actualmente es un restaurante. La capilla muestra una fachada con puerta almohadillada y dos medallones con motivos bíblicos. Fue sede del gremio de mareantes


   Capilla de los Remedios anexa al Hospital de peregrinos (Casa Zabala). Fue reedificada en varias ocasiones. En este mismo lugar ya había un hospital y capilla destruidos a finales del XVI con motivo de una epidemia. Hoy custodia los restos de Gaspar Melchor de Jovellanos cuya casa natal está al lado. Fue sede del gremio de canteros 
   Fundación Alvargonzález en el Tránsito de la Corrada 1. Un edificio flanqueado por cortafuegos de finales del siglo XVII. Tiene los elementos de la casona asturiana, un gran alero, balconada y blasones y también una puerta partida y ventanas con marco de orejas muy elegantes. Aquí se conservan documentos de los Alvargonzález, una familia de marinos y navieros muy vinculada a la historia local.









    La Casa de Paquet frente al muelle es una obra del arquitecto Miguel García de la Cruz de 1918. Una construcción de estilo montañés con decoración renacentista en la que destaca el magnífico balcón de esquina.
  Perteneció a esta familia de armadores que mantiene la consignataria en el bajo, en el que también está el consulado de Francia. 

   La Casa de Nava en el corazón de Cimadevilla fue residencia de los Álvarez Nava desde el XVIII. Posteriormente se usó compo escuelas infantiles, luego como Juzgados y Magistratura, a continuación fue un Centro Cultural y de Servicios Sociales. Hoy este edificio con el aspecto de una casa noble asturiana alberga el Consejo Consultivo del Principado de Asturias. Este edificio cuenta con una entrada en este blog. 
   Casona de Jovellanos y Murallas romanas, Llamada así por haber pertenecido a esta familia, fue primero un horno de pan, luego albergó el convento de las Agustinas Recoletas y, lo más importante, fue el primer emplazamiento del Instituto de Naútica y Mineralogía fundado por Jovellanos. En primer plano, la recreación de las murallas. 
Otro tramo de las Murallas romanas tras el Palacio de Revillagigedo
                                                     

  
                                                                                                                                           Las murallas romanas son del siglo III-IV d. J.C. Han salido a la luz en los años 90 del pasado siglo durante las excavaciones dirigidas por la arqueóloga Carmen F. Ochoa. 
    El recrecido de una parte de la muralla y el dibujo en las baldosas del Campo Valdés permiten ver su recorrido y forma. 
  Una vez derruidas fueron elevándose construcciones sobre sus cimientos. La antigua Torre del Reloj, el Colegio Santo Ángel y la iglesia de San Pedro son algunas de ellas


   Batería Alta de Santa Catalina. Se conservan las construcciones que alojaban la artillería, cañones y obuses, un observatorio que sale hacia el mar bajo el Elogio del Horizonte, almacenes de munición y otras dependencias. Hay restos de las defensas desde el siglo XVII. Gijón por su posición frente al mar fue una plaza siempre expuesta a invasiones y ataques.

  La Batería Baja, junto a la Casa de las Piezas en la subida al Cerro por la calle Artillería, conserva también puestos artilleros con orientación oeste. Hoy está restaurado formando un pequeño parque que hay que recorrer hasta el borde del acantilado.  


                                                   En el lado opuesto del Cerro, frente al Club de Regatas, desemboca la calle Batería, donde estuvieron las defensas de Gijón que miraban al este.  

                  
   Elogio del Horizonte, monumental obra de hormigón del escultor vasco Eduardo Chillida. Levantada en 1990 hoy está totalmente incorporada al paisaje unbano. Encaramada en lo más alto del Cerro es visible desde muchos puntos. Su forma de círculo abierto anclado al suelo anima a colocarse en el centro y escuchar el mar. Un lugar único al que hay que acercarse. Siempre impresiona.  

Cimadevilla tiene mucho que ver. Cambia del día a la noche y del verano al invierno. Todo al alcance de nuestra vista.



No incluyo la Fábrica de Tabacos, antiguo Convento de las Agustinas Recoletas del siglo XVII, porque su rehabilitación lo mantiene oculto desde hace tiempo.