martes, 4 de octubre de 2016

Edificio modernista en Corrida 33

    Aunque no se pueda considerar un ejemplo claro de modernismo, sí presenta elementos decorativos que lo son.
   En Corrida 33 se encuentra este inmueble de tres plantas cuyo color blanco y formas elegantes atraen la mirada. 
   Igual que la casa de al lado pertenece al arquitecto Mariano Marín Magallón, fue promovida por Pedro Alonso para viviendas y bajos comerciales y construida en 1903.

Corrida 33
    Las buhardillas, que normalmente están retranquedas, aparecen aquí junto a la barandilla superior integradas en la fachada.   
       La parte más ornamentada se concentra en el tercer piso. 

El tercer piso es el que reúne más decoración modernista
     Las cartelas de los entrepaños recuerdan blasones y van rodeadas de lazos y vegetales. A los lados, unos listones con grupos abigarrados de hojas y frutas. Los balcones se cubren con medias conchas. 


  
                             
    Dice Héctor Blanco en su libro sobre M. Magallón que los miradores son elementos en cuyo diseño este arquitecto llegó a ser un evidente maestro.
   Son de piedra, al contrario que la mayoría que son de madera o metal, y tienen adornos clásicos. En el conjunto de la fachada sobresalen notablemente.




   Cada una de las columnas de los miradores tiene un trabajo de cantería diferente. 



   Tanto en los miradores como en los balcones se distribuyen diferentes detalles ornamentales. Los capiteles de las columnas y las pilastras tienen volutas y guirnaldas que nos llevan al arte clásico, griego y romano. 

La rejería del balcón presenta dibujos modernistas con figuras de flores y frutas. Bajo la repisa hay varios adornos
Buhardilla con decoración vegetal
Balconada del primer piso 

Rejería de líneas modernista y adorno
vegetal de remate

Ménsula decorada de los miradores
Planta baja
        Quienes se paren a mirar, el edificio se lo merece, y no recuerden qué hubo en sus bajos comerciales antes que el banco, aquí va un recordatorio. A la derecha del portal estuvo Calzados Minerva, creo que hasta su rehabilitación y a la izquierda estuvo hace muchos años la Óptica Navarro, en la época en que en sus escaparates se exponía todo tipo de objetos de regalo y juguetes.  

       Para saber más sobre el arquitecto que nos dejó, entre otros, los edificios de Corrida 33 y 35, Cabrales 43  o el atlante del martillo de Capua se puede leer de Héctor Blanco "Gijón 1900: La arquitectura de Mariano Marín Magallón" .

2 comentarios:

  1. Si, es una casa muy guapa. Las tres de Marín Magallón que están en el blog, el 33 y 35 de Corrida y el 43 de Cabrales, tienen detalles en común.

    ResponderEliminar